¿En qué consiste la figura del

Delegado de Protección de Datos (DPO)?

¿En qué consiste la figura del

Delegado de Protección de Datos (DPO)?

La principal función encomendada al DPO es la de garantizar el cumplimiento de la normativa de Protección de Datos en las empresas y organizaciones, sin sustituir las funciones que ya llevan a cabo las Autoridades de Control. Es una más de las denominadas “medidas de responsabilidad activa” introducidas por el nuevo Reglamento General de Protección de Datos (RGPD).

La principal función encomendada al DPO es la de garantizar el cumplimiento de la normativa de Protección de Datos en las empresas y organizaciones, sin sustituir las funciones que ya llevan a cabo las Autoridades de Control. Es una más de las denominadas “medidas de responsabilidad activa” introducidas por el nuevo Reglamento General de Protección de Datos (RGPD).

Teniendo en cuenta lo anterior, conviene aclarar dos cuestiones al respecto:

  1. Para desempeñar el cargo de DPO, el nuevo RGPD aconseja que tenga conocimientos en la materia, aunque no exige que sea Licenciado/a en Derecho.
  2. Las funciones del DPO podrán ser ejercidas por empleados/as de las empresas y/o organizaciones, o bien externalizar dicho servicio.

La Agencia Española de Protección de Datos, con el fin de dar garantías a las empresas que opten por externalizar el servicio de DPO, ha desarrollado un esquema de certificación que acredita la especialización en dicho ámbito por parte de las personas y/o empresas que ofrezcan tales servicios.

El Delegado de Protección de Datos es una nueva figura que surge con el nuevo Reglamento General de Protección de Datos (RGPD). Es, resumiendo, el garante del cumplimiento de la normativa en materia de protección de datos dentro de las organizaciones. No obstante lo anterior, hay que tener presente que la responsabilidad última del cumplimiento siempre recaerá en el responsable o en el encargado del tratamiento.

El Delegado de Protección de Datos (DPO) se nombra en base a unos conocimientos y/o cualidades profesionales en Derecho o en protección de datos, aunque no se exige ningún tipo de titulación. Actúa de forma independiente y entre sus funciones principales destacan las de informar y/o asesorar al responsable o al encargado del tratamiento, así como supervisar que cumplen con lo dispuesto en el reglamento.

Share This